EXPEDICION PARAKA WÄCHOÜ

PRIMERA ENTREGA
                             
Con el empeño de continuar conociendo y mostrando  nuestro país,  Tony Velázquez junto a Carlos Boccardo, luego de ocho meses de preparación finalmente realizan la expedición más  difícil que haya realizado el equipo de  Proeco Global Expediciones.

Con un equipo formado por profesionales de diferentes partes del país comenzó con la logística y organización, que en un inicio se pensó que sería menos complicada que otras expediciones.  La realidad fue todo lo contrario: La dificultad y la humedad además de otros contra tiempos contribuyeron para que fuera muy difícil pero satisfactorio lograr nuestro objetivo.

Partiendo de Caracas, Tony Velázquez como líder de la Expedición, Carlos Boccardo (planificación y buzo)  Keratriz Boyd (coordinadora)  se encuentran con Eduardo Abad (Fotógrafo y buzo) Dalia Becerra (coordinadora) de Valencia Ed. Carabobo. Para ese momento ya habían salido Iván Artal de Ruta Salvaje desde Santa Elena de Uairén Edo Bolívar  y Ronald Mendoza,  de la escuela de vuelo Falcos, de Nirgua estado Yaracuy, con sus Paramotores. También desde Altamira de Cáceres Edo.  Barinas Gregorio Montilla de Grados Altaaventura y Ronald Ramírez de Venezuela Ecoturística de San Cristóbal, Edo. Táchira. Así se completo el rompecabezas de un equipo excepcional.

La primera noche hicimos una parada en el famoso Hato la Fe, donde fuimos gratamente atendidos por su Gerente Sorelia Franco, donde pudimos disfrutar de la divina comida llanera, y un buen descanso.

PRIMERA-ENTREGA-2

 Al día siguiente partimos muy temprano y emprendimos viaje  vía Puerto Ayacucho, con la desagradable  sorpresa que la carretera está totalmente destruida producto de los camiones que sin ningún control han hecho un infierno el camino de los usuarios. Se hacen aproximadamente 40km en una hora y luego de esto cambia un poco el recorrido, haciéndose más  grato ya que han construido  2   nuevos puentes  sobre los ríos Cunaviché y el Capanaparó, donde anteriormente se cruzaba por chalana y era una demora aproximadamente de una hora cada uno. Hoy en día solo queda un cruce con chalana en Puerto Páez que atraviesa el Rio Orinoco. Al llegar a Puerto Ayacucho  se nos unió el Camarógrafo Rafael Barinas desde los Teques, que llego vía aérea.
Llegamos al campamento Orinoquia donde fuimos recibidos por su gerente nuestro gran amigo Mario Crapanzano, gran conocedor de la zona y que haría parte de nuestro equipo. El resto del Team, fue llegando en el transcurso de este día. Luego de estar todo el grupo nos reunimos con Javier Vielma,  una persona que cuenta con una muy buena  infraestructura y con gran conocimiento de la zona. Su empresa, Tadae Venezuela, tiene toda la logística que necesitamos para la expedición. Revisamos sus equipos, conocimos a su gente y verificamos toda la permisología necesaria, ya que es la parte más importante donde las autoridades civiles y militares exigen una cantidad de requisitos que hay que tener al día para poder circular por estos lados. Una vez todo listos, nos dirigimos al puerto de Samariapo a unos 60km del campamento Orinoquia. Nos dispusimos a cargar casi una tonelada de equipo, entre comida , tanques de submarinismo, equipos de campamento, dos Paramotores, parapentes  y equipos personales como también los equipos de filmación, todo esto en un par de Bongos enormes y una voladora o lancha rápida. Un total de 20 personas conformaban el grupo integrante de la expedición.

En esta oportunidad no solo era importante los permisos oficiales que nuestro amigo Javier  había tramitado, sino que los permisos más importantes era los de la comunidad indígena ya que el LAGO PARAKA WÄCHOÜ es un lugar sagrado y solo ellos tienen la potestad de permitir este tipo de permisos, aunque algunas veces hay turistas que van por dos días sin equipos ni porteadores que lo toman con normalidad, son ellos los dueños del lugar y estamos seguros que seremos transmisores de este pensamiento.

PRIMERA-ENTREGA-3

Colocamos más de una tonelada de carga en un par de bongos, (una embarcación de madera de fabricación Piaroa) y nos preparamos para recorrer 6 horas de navegación primero por   las oscuras aguas del rio Sipapo, esto debido al residuo de las plantas llamado Tanino. Luego entramos en el río Autana. Nos detuvimos dos veces para buscar otros porteadores  y al final de la tarde paramos en el poblado Boca de Autana, donde teníamos nuestro primer campamento. Aquí tuvimos el primer contacto con la comunidad Piaroa, con sus niños y sus jefes. Como uno de nuestros objetivos era la  entrega de juguetes a todos los niños de varias comunidades que se acercaron, esto quedó a cargo de Keratriz y Dalia que hicieron la gran felicidad de todos, ya que  a estos lugares es muy difícil que llegue algo a estos niños que tanto lo disfrutaron. Luego de compartir una suculenta cena revisamos los itinerarios del día siguiente y nos preparamos para un buen descanso en los chinchorros.

PRIMERA-ENTREGA-1

Con el amanecer  también  fue donde dividimos los grupos, aquí se quedaron Iván Artal y Ronald Mendoza con todos los equipos de Paramotor. Con ellos se quedo también el guía Mario Henao, que originalmente es de Maracay, pero fue adoptado por los hermanos Piaroas y se convirtió en uno de los guías más importantes de la zona. Mario dejo todo listo para montar su logística de campamento y así preparar los vuelos del día siguiente: Ellos tendrían su base en un lugar llamado Laja de Báquiro, el resto del equipo continuo por tres horas más por el difícil e intrincado Caño Manteco hasta llegar a un sitio de donde no podíamos continuar con el bongo y la voladora ya que el caño se había convertido en tremendo torrente por efecto de las lluvias que nos acompañaron desde la noche anterior. En este sitio, llamado Merey, descargamos nuestro equipos y junto a los porteadores locales comenzamos una travesía siempre al lado del Caño Manteco, atravesando arroyos y puentes naturales, haciendo malabarismos entre las ramas para poder cruzar sin mojarnos cosa que obviamente no conseguimos, terminando más de una vez con el agua hasta la cintura. En determinados momentos de la travesía el gran e impresionante Tepuy Autana se hacía presente y nos impresionaba con sus paredes mágicas y esplendorosas. El camino transcurre entre el rio y la selva, cuando el rio sube, se pierde el camino y hay que orientarse siempre teniendo el mismo a un lado. Después de varias horas nos adentramos ya de frente hacia la montaña que contiene en su base superior a nuestro destino, EL misterioso LAGO PARAKA WÄCHOÜ, nombre dado por los indígenas Piaroas y también conocido como LAGO LEOPOLDO, llamado de esta forma por su descubridores en el año 1950, por una expedición Belga llamada ELATA (Expedición del Rey Leopoldo al Territorio Amazonas) .

Lo que vimos y vivimos en ese lugar lo relataremos en la próxima entrega.

Diseño web   Diseñado por Grupointercenter.com - Diseño web - Todos los derechos reservados 2009 - 2015. PC 4x4 Store c.a.