EXPEDICION PARAKA WÄCHOÜ
                              

SEGUNDA ENTREGA      

Luego de haber realizado el recorrido fluvial de más de 100 kilómetros comenzamos nuestra caminata. El peso realmente fue un punto determinante del recorrido y fue dividido entre todos, pero realmente a quienes podríamos llamar Héroes de la carga fueron los Piaroas, los cuales, a pesar del gran peso que llevaban y el agotamiento que esto ocasionaba, nunca se quejaron y mantuvieron el buen humor. Eran liderados por Carlos Silva, que era el que mejor conocía la zona, ya que en diferentes oportunidades había estado en este lugar y fue quien abrió la ruta hace tres años.

Reinaba una implacable humedad de 95% y con la inevitable lluvia comenzamos nuestro ascenso, todos con una dinámica y una energía que luego se apagaría debido a las condiciones del clima. La lentitud en nuestro avance evitó que nos alcanzara el  tiempo para llegar al campamento que estaba pautado, así que tuvimos que improvisar un campamento en la selva cerrada. Una cena llena de carbohidratos, algunas conversaciones de campamento y el esperado descanso nos prepararon para el día siguiente, donde nos esperaba lo más duro.

 

3Con el factor lluvia, la dicultad de las lajas, y los caños  llenos en su totalidad, fue muy difícil el ascenso, pero finalmente llegamos a nuestro destino, el PARAKA WÄCHOÜ, que visto desde la parte alta nos parecía un pozo de agua inmenso y mágico dentro de ese círculo de paredes de arenisca y donde se escuchaba el ruido de las guacamayas que nos recibían. Al comenzar a bajar por su ladera este conseguimos  una hendidura en la roca que denominamos el hotel, donde se monto el campamento base, con chinchorros para los porteadores y los guías, además de Ronald, Gregorio y Mario. Así mismo el grupo que haríamos la inmersión al día siguiente montamos el campamento a las orillas del Lago bajo una intensa lluvia con el permiso de los Piaroas, los cuales le tienen un gran respeto al lugar. 

Una noche tranquila, algo estrellada y luego de un sueño reparador. Al día siguiente bien temprano, como se acostumbra en la selva, llega la hora del desayuno bien completo y a lo que vinimos. Preparando los equipos de inmersión estaba Carlos y Eduardo junto a Javier, mientras el resto del equipo se dedicaba a colocarse en lugares estratégicos para el acompañamiento de la inmersión y la medición del Lago.

Esta sería la segunda vez que algo como esto se hace en el Lago ya que el ano 1970 un equipo liderado por el Dr. Charles Brewer Carias y el conocido atleta y Biólogo Rodolfo Plaza hicieron la primera inmersión con una profundidad reportada de 33mts.  Desde entonces había sido solo una fabula el conocimiento de este misterioso Lago Leopoldo, aunque han habido algunas expediciones científicas.

1Con la necesaria atención en la preparación de los equipos,  cámara submarina y linternas especiales facilitadas por nuestros amigos Gean Marco Assandria de Arrecife Divers e Iris Santana de la Tienda de Buceo de Valencia, a la 9am se internaron en el agua los 2 buzos. La primera sorpresa fue que el agua estaba a una temperatura de  23ºC y no lo que  habíamos escuchado, ya que siempre se habló de que el agua era muy fría. Carlos y Eduardo se sumergen  en la inmensidad del Lago por su lado noreste y retornan luego de 27 minutos en su lado Norte, con una respuesta que ya sabíamos: La oscuridad del lago es indescriptible. A plena luz del día la experiencia fue equivalente a una inmersión nocturna o en cavernas. El alcance de las linternas no superaba 1 metro y es imposible ver algo sin ellas. Un débil resplandor color ámbar al mirar verticalmente hacia arriba era la única señal que permitía saber que no entraron en una cueva. Con gran dificultad pudieron filmar algunos minutos de video con la cámara submarina, que dejo testimonio de un fondo tenebroso de piedras enormes, arena y ramas desprendidas. Ninguna vida animal y apenas 2 pequeñísimas plantas de tallo blanco con dos hojas en su parte superior a una profundidad de 13 mts. Nada más. No hay una fauna que pudiese servir de sustento a la mítica serpiente que habita el lago. Solo insectos, pequeños renacuajos y una cucarachita de agua. Luego efectuamos algunas mediciones de la profundidad en 4 diferentes puntos. Medimos 17m en el lado este y 24.5m, en el lado oeste. En el lado Norte y en el centro medimos 22.5mts. Esto quiere decir que  su profundidad sigue siendo imprecisa ya que en la primera expedición donde la inmersión fue efectuada por Rodolfo Plaza reportaron 33mt de profundidad. Es posible que el fondo sea irregular y que inclusive existan grietas o cuevas que expliquen la disparidad de las mediciones. El lago tiene una  longitud  de más o menos 392mts por 263mts de ancho, por lo que todo es posible. Comparando con fotografías tomadas en años anteriores sabemos que el nivel del agua sube o baja varios metros, quizás por causa de las lluvias o quizás por conexiones con cuencas subterráneas.

7Terminamos la inmersión agradecidos de que los dioses del Paraka Wächoü nos concedieron el privilegio de entrar en su seno por unos minutos inolvidables y salir atesorando esta experiencia para siempre.
Después de concluir las inmersiones nos dedicamos a oír las historias y las creencias de los Piaroas y sus Chamanes. Compartir eso con ellos, estando en el Lago hizo muy fácil entender por qué razón este lugar es sagrado.

El retorno hasta el campamento base que habíamos dejado atrás a un día de camino lo hicimos con entusiasmo. Todo estaba listo para recibirnos, ya que los porteadores y los guías se habían adelantado para recibirnos. En el camino pasando por la cresta de la cascada, pensamos en colocar los equipos para hacer un Cayoning. La idea era muy tentadora, ya que Ronald y Goyo habían venido completamente equipados para hacerlo. Pero el cansancio era más fuerte y lo dejamos para el día siguiente.

Diseño web   Diseñado por Grupointercenter.com - Diseño web - Todos los derechos reservados 2009 - 2015. PC 4x4 Store c.a.